Caravana de Lula por el Sur de Brasil termina con un acto suprapartidario

Caravana de Lula por el Sur de Brasil termina con un acto suprapartidario

Democracia

Tras los ataques sufridos durante el trayecto, Lula finalizó su caravana en la ciudad de Curitiba

Leonardo Fernandes |
Los precandidatos presidenciales Manuela D’Ávila y Guilherme Boulos se unieron a Lula en la actividad
Ricardo Stuckert

El cierre de la caravana de Luiz Inácio Lula da Silva en la región Sur de Brasil tuvo lugar este miércoles (28), en la ciudad de Curitiba, estado de Paraná. La actividad se transformó en un acto en defensa de la democracia y contra el fascismo de la extrema derecha en su violencia contra el ex presidente Lula.

Además de la ex presidenta Dilma Rousseff y de otros líderes del Partido de los Trabajadores (PT), participaron del acto, que reunió alrededor de 15 mil personas, los precandidatos a la Presidencia del país, Guilherme Boulos, por el Partido Socialismo y Libertad (Psol), y Manuela Dávila, del Partido Comunista de Brasil (PcdoB). También estuvieron presentes diversos senadores, diputados y militantes de movimientos populares, sindicatos y partidos, además de artistas e intelectuales.

En su discurso, Lula destacó los momentos más importantes de la caravana que recurrió 3 mil kilómetros por tres estados de la región sureña de Brasil. Respecto a los ataques armados que sufrió su comitiva el último martes (27), el ex presidente responsabilizó los medios de comunicación privados por la campaña de odio que tuvo su punto máximo en el golpe de 2016.

“Me gustaría decirles que lo que pasó tiene responsabilidad. Quería aprovechar que la prensa está acá y decir que la prensa  estaba de acuerdo con esto todo el tiempo. El culpable por este odio en Brasil se llama Red Globo de Televisión”, dijo Lula.

El ex presidente reafirmó aún las promesas que ha hecho durante la caravana por el Sur, como la intención de anular las medidas del gobierno golpista por medio de una consulta popular. “ Es un compromiso que tengo con ustedes, que en el momento en que ganemos las elecciones, voy a convocar un referéndum para revocar estas medidas o voy a convocar una nueva constituyente”, anunció.

En los próximos meses, Lula pretende hacer nuevas caravanas en las regiones norte y centro-oeste de Brasil.

Frente de izquierda

Escenario de una serie de disputas en la política nacional, la ciudad de Curitiba también es el lugar donde el ex presidente Lula fue condenado en primera instancia en el ámbito de la operación Lava Jato. 

En dicha ciudad, el acto suprapartidario contó con la participación del líder del Movimiento de Trabajadores Sin Techo (MTST) Guilherme Boulos, que defendió un frente político para luchar en contra del fascismo. “Venimos aquí para traer nuestra más sincera solidaridad a usted, presidente Lula, y a los militantes del PT y a todos aquellos que acompañaron la caravana. Y llegó el momento de juntarnos y formar un frente democrático para combatir el fascismo”.

Por su vez, la pre candidata comunista, Manuela D’Ávila, defendió el derecho de Lula a ser candidato presidencia. “Nosotros entendemos que defender el derecho de Lula a ser candidato y el derecho soberano que el pueblo elija su próximo presidente en las próximas elecciones no es una tarea solo de los petistas o de los lulistas, sino de todos que defienden la democracia”, afirmó.

Violencia

En la víspera del último día de la Caravana de Luiz Inácio Lula da Silva por el Sur de Brasil, la comitiva del ex presidente sufrió un atentado en el estado de Paraná. En la noche del último martes, dos de los tres autobuses de la caravana recibieron tres tiros, tras tener sus neumáticos perforados por miguelitos, una especie de cruz hecha con clavos tirados en la carretera.

Minutos después del atentado, que afectó un autobús de la cobertura de prensa y otro con invitados, la senadora y presidenta del Partido de los Trabajadores (PT), Gleisi Hoffman, se pronunció sobre el tema.

“Nosotros necesitamos que las autoridades se manifiesten, porque lo que pasó es extremamente grave. Me gustaría que las personas que estaban en el autobús, nuestros periodistas y la gente de la prensa, incluso internacional, que hacían la cobertura de la caravana, puedan manifestarse. Todos están muy asustados. Y nosotros queremos que la policía y los investigadores tomen las providencias para saber quién son los responsables por el atentado contra el presidente Lula”, dijo.

La Caravana Lula por Brasil, que cumple su cuarta etapa en la región sur, está sufriendo una serie de ataques desde que empezó. En algunos tramos, opositores arrojaron huevos y piedras a sus integrantes, una de las víctimas fue el ex diputado Paulo Frateschi (PT) cuya oreja fue lastimada por una pedrada en la ciudad de Chapecó, en Santa Catarina. El sacerdote Idalino Alflen, de 64 años, también fue blanco de una pedrada en la cabeza y lo atropellaron con una motocicleta minutos antes de las declaraciones de Lula en la ciudad de Foz do Iguaçu, en la frontera con Argentina y Paraguay.

Este miércoles, representantes del Colectivo de Abogadas y Abogados por la Democracia (CAAD) entregaron a la Fiscalía General denuncias sobre los crímenes practicados contra la Caravana de Lula en la región sur de Brasil. El colectivo también está elaborando una denuncia de negligencia policial que será entregada a la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Después de aceptar la denuncia, el procurador de justicia de Paraná, Olympio Sotto Maior Neto, afirmó que el atentado contra la Caravana fue una “barbarie inaceptable”. 

“Estamos frente a una situación clara donde no hay apenas ignorancia o falta de civilidad, sino que se han cometido crímenes. La incitación y apología a la práctica de crímenes, y acciones concretas que culminan hasta en una práctica de homicidio. El Ministerio Público tiene el deber legal de averiguar, de hacer la investigación y buscar el castigo de los culpables. La denuncia será enviada inmediatamente a la Fiscalía General”, afirmó.

El ex presidente Lula también se pronunció este miércoles sobre el atentado que sufrió. 

“Lo que estamos viendo ahora no es política. Porque si ellos quieren derrotar al PT seria muy fácil. Postulen candidatos, vamos a las urnas, quien gana, asume, y quien perder, va a llorar, como yo lloré muchas veces cuando perdí las elecciones.”

Además, Lula afirmó que seguirá en la lucha en defensa de democracia y que no aceptará las actitudes nazistas de sus opositores.

“Ellos piensan que haciendo eso van a asustarnos, pero no van a asustarnos. Eso va a motivarnos para que hagamos mucho más cosas, porque nosotros no podemos permitir que, después del nazismo y del fascismo, haya grupos fanáticos en el país, que no quieren hacer política, que piensan que pueden ofender a las mujeres, llamar a los negros e indígenas de vagos. Nosotros no vamos aceptar eso. Entonces, si ellos quieren pelear conmigo, pueden pelear, pues yo no les tengo miedo. Pero vamos a respetar a la democracia en ese país. Democracia quiere decir la convivencia en la diversidad”, discursó.

29 de Março de 201814:33

Via Brasil de Fato

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *